jueves, 15 de septiembre de 2016

La influencia de los líderes efectivos

Rubén Parlagreco
En el contexto de un libro de liderazgo que estoy escribiendo con mi amigo Fernando me pide que le escriba un texto de 500 palabras para uno de los capítulos, sobre influencia... jeje

Acá les comparto mi respuesta:

Fer, me pedís que te escriba 500 palabras más ni nada menos que sobre la influencia de los líderes. Lindo desafío. Solo en estos dos renglones escribí veintiocho.

El verbo influir esta bastante vapuleado y definitivamente tiene un mal servicio de marketing contratado. Influir esta relacionado en muchas cabezas a manipular o a hacer que los demás hagan cosas que no quieren, o a lograr que alguien realice actividades fuera de ley. Fui mal influenciado. Aha!!!!!!! MAL influenciado… exacto!!!! Acá tenemos la clave. Porque el líder efectivo influencia sobre los demás de manera POSITIVA querido lector. ¿Alguna vez estuviste frente a alguien que te inspiro respeto, o deseos de hacer algo positivo? Hagamos memoria, seguramente en algún momento de tu vida o en varios haz tenido la oportunidad de toparte con alguno de ellos.

Te cuento una anécdota de mi amplio repertorio: (si leíste Soy Éxito ya estarás acostumbrado)
En segundo año de mi escuela secundaria teníamos una maestra de música que era muy viejita, yo creo que aún daba clases por ser tía de Juan Sanadonio Rector del Instituto Tomás Devoto de Villa Urquiza, en la Capital Federal de Argentina.

Esta mujer de estatura pequeña, tal vez por su avanzada edad, solía utilizar una red para sujetar su cabello. Uno de mis compañeros tenía como diversión personal, arrojarle avioncitos armados en hojas de carpeta que con gran puntería lograba que quedaran enganchados entre su pelo y su red sujetadora. Claramente esto era motiva de muchas risas en el aula. Un día, aproximadamente en el segundo mes de clases, este muchacho decidió dar un paso más allá en su broma y arrojarle el avioncito prendido fuego. Y como de costumbre logró su objetivo. Ese día descubrimos que nuestra maestra de música usaba peluca, ya que en un movimiento con agilidad de prestidigitador, llevo su mano a la cabeza tomo su red y su pelo. Lo arrojo al piso y empezó a zapatear sobre el para apagar el pequeño incendio. Este hecho parece haber sido el límite que esta pobre mujer necesitaba ya que al rato nos avisaron que había renunciado y que nuestro curso contaba con un alumno menos.

¿Qué tiene esto que ver con la influencia podrás preguntarme con mucha razón? Tranquilos ya llega.

La siguiente semana cuando nuevamente nos tocaba la clase de música, la expectativa era enorme. Estábamos sentados en el aula junto al preceptor que nos cuidaba, haciendo lo que los adolescentes hacen cuando están expectantes. Conversábamos  nerviosamente, especulando con si tendríamos hora libre o sobre si habrían conseguido un/una suplente.

De repente a lo lejos se comenzó a oír el sonido de una guitarra de cuerdas sonando a los lejos. 

Creímos que seria de alguna casa vecina ya que en los ochenta en argentina dudosamente alguien tocara una guitarra en un instituto privado de enseñanza secundaria. Pero el sonido se acercaba y se empezaba a distinguir la melodía. Cosa que hacia más improbable que fuera en nuestra escuela. Lo que se oía era Susy Cadillac, una famosa canción de moda en aquellos tiempos del famoso grupo Riff liderado por el GRAN PAPPO Napolitano. ¿Rock & Roll en lo años de dictadura en un colegio secundario?

Pero para nuestra sorpresa, la puerta del aula se abrió estrepitosamente, golpeando contra la pared. Cuando salimos del shock vimos que aparecía en el aire una suela de zapato muy grande. Y cuando digo muy grande es muy grande. Créanme. Ese zapato venia acompañado de un jean y una pierda larga que terminaba en una cintura que esta por debajo de un pronunciado abdomen que sostenía una guitarra, que era tocado por extraño ser de unos metro noventa de estatura, de barba candado y pelo largo hasta la cintura que no dejaba de rasgar como un condenado, la melodía de Susy Cadillac en aquella guitarra que colgaba de su cuello. Revoleaba la cabeza de atrás hacia delante como si estuviera en el mismísimo estadio más grande del planeta junto a una enorme banda de rock & roll. ¿Podrán imaginar lo que era mi curso? Un detalle que omití es que era un curso mixto. Estábamos todo en éxtasis absoluto. El mismísimo Dios estaba frente a nosotros, encarnado en aquel famoso rock star, ¿que vaya uno a saber porque tocaba para nosotros aquel día?

En un momento termino de tocar y dijo: ¿Que canción acaban de oír? Podrás imaginar querido lector que nos salimos del cuerpo por responderle. Sussy Cadillac!!!!! Se oyó casi a coro. ¿Qué grupo la toca y quien su líder? Riff!!!!! Pappo!!!!! Se oía entre mezclando voces femeninas delirantes con voces masculinas que solo deseaban mostrar quien gritaba más fuerte.

Nos miro a todos y luego dijo con solemnidad: Mi intención es que de igual manera puedan responder cuando oigan a Mozart, Vivaldi, Hendel y otros grandes de la música. Saco de un bolso que no habíamos visto, una grabador, abrió la tapita de los cassettes, saco un cassette de su bolsillo, corriendo un poquito la guitarra lo guardo, cerro la tapa y puso play. ¿Alguien reconoce la melodía? Nos mirábamos todos sin entender nada? Luego dijo: Si esta melodía representara una estación del año cual seria? ¿Otoño?, ¿Invierno? Verano? ¿Primavera? Vamos sin temor, a Uds. que les parece, dijo y nos miro. Algunos balbuceamos, medio como preguntando… ¿Verano? Otros con timidez dijeron: ¿primavera? Al oir primavera grito a viva voz: SI PRIMAVERA EXACTO oigan los instrumentos como bailan como mariposas en primavera. Y los pájaros y la frescura.

Este profesor es uno de los que más recordamos con mis compañeros de secundaria ya que nos marcó a fuego con su pasión y su estilo diferente. A muchos de nosotros nos llevo a interesarnos más sobre la música por ejemplo. En mi caso, mucho de mi estilo cuando dicto seminarios, doy conferencias y cuando escribo esta influenciado por su estilo desenfado pero muy profesional de mostrar la enseñanza para que cada uno pueda tomarla. Rubén Parlagreco es uno de los líderes que más han influenciado en mi vida a temprana edad. El realmente marco una gran diferencia a favor en mi vida. Con su estilo, su amor a la música, su pasión para transmitir conocimientos, su creatividad para dar la clase. (Con el fuimos al teatro a ver La Traviatta, oimos infinidad de grandes maestros en clase, aprendimos sobre adagios y otras yerbas.

El líder efectivo, definitivamente influencia a su entorno de manera positiva, a veces inspira, otras contagia, otras transmite. Pero siempre nos influencia y nos transmite la energía de querer hacer algo. 

El tiene muy claro ¿Para qué? hace lo que hace. El quiere que nosotros sepamos la importancia de lo que nos pide.

Podemos mirar a nuestro alrededor y veremos que la posición que ocupe una persona, su cargo, su titulo o sus experiencias poco tienen que ver con quien realmente esta al frente del asunto. En todos los sistemas en los que estamos involucrados, hay personas que siguen y hay personas que guían. 

Pero: ¿Qué es lo que define a los que guían?

La respuesta para mi son una serie de características que paso a describir brevemente: (Ya se, que me pase un poco de las 500 palabras, pero la anécdota creo que es efectiva a modo de ejemplo. ¿Verdad amigo lector?)

El liderazgo que tiene sobre si mismo
Las personas solemos reconocer intuitivamente a las personas que tienen congruencia entre lo que dicen y lo que hacen.

Carácter
Los que guían suelen guiarse a si mismo primero hacia su propia visión, haciendo lo que hay que hacer más allá de su propia comodidad o placer. Forjan su carácter.

Tienen relaciones claras y sanas
Los lideres efectivos suelen entablar relaciones con mucha facilidad. Pero no se queda en la superficialidad, sino que desarrollan estas relaciones. Las alimentan e invierten tiempo en ellas, porque realmente así quieren hacerlo.

Tienen conocimiento real
Los lideres efectivos suelen tener amplio conocimiento de las organizaciones a las que pertenecen y se ocupan de conocer a las personas más allá de sus puestos. Estos lideres utilizan su conocimiento para potenciar y sumar valor a estas organizaciones y personas. Es necesario comprender los diferentes factores y situaciones que acontecen para poder tener una mirada a futuro efectiva. Suelen ser lideres que utilizan todo para aprender, crecer y edificar las relaciones.
Son permeables y prestan atención a su intuición.

Suelen estar presentes con sucesos de índole intangible, como un gesto, una mirada, palabras que se dicen sueltas etc. Le prestan atención a lo que su cuerpo les dice en diferentes situaciones y lo utilizan como una variable más, aparte de los datos duros.

Experiencia
Suelen tener experiencias variadas en diferentes áreas laborales como de vida. Comúnmente solemos decir, tienen calle. Pero no solo tienen calle, sino que usan esa experiencia a favor de la organización, mezclándola con la experiencia de sus estudios y aprendizajes en otras organizaciones. Aunque la experiencia no hace a la credibilidad que puedan recibir, les dá una chance más, para demostrar su capacidad.

Capacidad
Tienen la capacidad para hacer lo que dicen que harán y lo hacen. Esto es una de las razones más contundentes por los que las personas decimos seguir a un líder. El hace realmente. Sus palabras y sus hechos tienen tal congruencia que nos motiva e inspira para seguirlo y escucharlo.


Me excedí un poco en la cantidad de palabras, lo sé. Sucede que realmente consideré oportuno darle importancia a este asunto de la influencia. ¿Querido, lector, recuerda algún líder que haya influenciado positivamente en su vida?

Como siempre, deseo que te haya gustado esta entrada pero más deseo que te sea de utilidad

domingo, 24 de julio de 2016

El paso de los años y nuestra percepción. Algo de humor

UNO CREE QUE SIGUE IGUALITO

Alguna vez nos ha pasado que al mirar a otra persona de nuestra misma edad, pensamos...:

"Seguramente yo no estoy tan vieja como ella o el , ni tampoco lo parezco .?"
Mi nombre es Alicia, un día estaba sentada en la sala de espera del Odontólogo para mi primera consulta con él.

En la pared estaba colgado su diploma, con su nombre completo.
De repente, recordé a un muchacho alto, buen mozo, pelo negro, que tenía el mismo nombre, y que estaba en mi clase del liceo, como 30 años atrás.

¿Podría ser el mismo chico del cual yo estaba secretamente enamorada?

Pero después de verlo en el consultorio, rápidamente deseché esos pensamientos. Era un hombre pelón y canoso, su cara estaba llena de arrugas y lucía muy viejo como para haber sido mi compañero de clase y además tenia cara de cacorro.

Despúes que examinó mis dientes, le pregunté si había asistido al Liceo Robledo.

Sí, Sí!!! ...contestó y sonrió con orgullo.

Le pregunté: ¿cuándo te graduaste?

Me contestó, en 1975. ¿Por qué me lo preguntas?

Y yo le dije: ahora que recuerdo
¡tú estabas en mi clase !

El me miró detenidamente

Y ENTONCES, ESE FEO, CALVO, ARRUGADO, GORDO,  BARRIGÓN, CANOSO, DECREPITO, INFELIZ, TRIPLE H...

ME PREGUNTÓ:

¿Y QUÉ MATERIA DABA USTED,PROFESORA?

sábado, 4 de junio de 2016

Diferentes significados de la palabra pedo en argentina

La palabra PEDO en Argentina tiene distintos significados. Todas varían es según el contexto.

Por ejemplo:
Transcurría un plácido almuerzo, cuando de pronto, la ilustre visita extranjera de intercambio, en un castellano con neto acento canadiense preguntó inocentemente: Pero… para ustedes los argentinos… ¿todo es pedo?
- ¿Como…?
- Sí, claro… Es que hay cosas que todavía no entiendo del todo…
- ¿Por ejemplo?
- Hoy Agustín fue caminando hasta el centro a cambiar una remera y el negocio estaba cerrado. Cuando volvió dijo: “Me hicieron ir al pedo”.
- Claro, eso significa que fue en vano, inútilmente.
- Sí, sí; pero en plural es diferente. Cuando el otro día vinimos en taxi, al bajar Micaela dijo: “Este tachero nos trajo a los pedos”.
- Eso quiere decir que venían muy rápido…
- Sí, ya me di cuenta. Pero me resulta difícil entender la diferencia del singular al plural… Además… hay otras frases que no son lo mismo, por ejemplo: Estar “en” pedo, que estar “al” pedo.
- Claro, estar “en” pedo, es estar borracho; estar “al” pedo, es estar sin hacer nada…
- ¡Eso! ¡eso!, suena parecido a ir “al pedo”… Pero… también lo usan cuando quieren significar negativa a hacer algo…
- A veces, en ese caso decimos: “No voy a ir ni en pedo”, que significa que de ninguna manera lo haremos, o sea… ni borracho iría, ¿me entendés?
- Si, ahora sí. Aunque todavía me queda otra; cuando el otro día Agustín no puso la mesa y vos te enojaste, Agustín luego me contó que vos lo habías “cagado a pedos”…
- Sí, en ese caso quiere decir que lo reté, que le llamé la atención…
- Ahora entiendo un poco más… pero… me acordé de otra: Cuando fuimos al partido de fútbol y el delantero hizo un gol de taquito, el comentario de Agustín fue: “Le salió de pedo”…
- Eso significa que lo hizo por pura suerte, que fue de casualidad… ¿entendés?
- Si, ehmm… Una última pregunta… ¿que quieren decir cuando Micaela le dice a Agustín: “Sucio de mierda … ¿¿¿¡¡¡Que pedo que te tiraste!!!???…”

PD: Lo que es estar al pedo ¿No?

Un poco de humor para mostrar la variabilidad de nuestra versión argentina del castellano.
Como de costumbre, con la intención de ser de utilidad.
Luis

miércoles, 2 de marzo de 2016

El corazón perfecto

Un dia un hombre joven se situó en el centro de un poblado y  proclamó que él poseía el corazón más hermoso de toda la comarca.

Una gran multitud se congregó a su alrededor y todos admiraron y confirmaron que su corazón era el más perfecto, pues no se observaban en el ni máculas ni rasguños.

Todos coincidían en que, sin ningún tipo de dudas,  era el corazón más hermoso que hubieran visto.

Al verse admirado el joven se sintió más orgulloso aún, y con  mayor fervor aseguró poseer el corazón más hermoso de todo el vasto lugar.

De pronto un anciano se acercó y dijo:

"¿Porqué dices eso, si tu corazón no es ni tan, aproximadamente, tan hermoso como el mío?

Sorprendidos, tanto la multitud como el joven, miraron el corazón del viejo y  vieron que, si bien latía vigorosamente, éste estaba cubierto de cicatrices y hasta había zonas donde faltaban trozo y éstos habían sido reemplazados por otros que no encastraban perfectamente en el lugar, pues se veían bordes y aristas irregulares en su derredor.

Es más, había lugares con huecos, donde faltaban trozos profundos. La mirada de la gente se sobrecogió

- ¿Cómo puede él decir que su corazón es más hermoso?, pensaron...

El joven contempló el corazón del anciano y al ver su  estado desgarbado, se echó a reír.

"Debes estar bromeando," dijo. "Compara tu corazón con el mío... El mío es perfecto. En cambio el tuyo es un conjunto de cicatrices y dolor.

"Es cierto," dijo el anciano, "tu corazón luce perfecto, pero yo  jamás me involucraría contigo... Mira, cada cicatriz representa una persona a la cual entregué todo mi amor. Arranqué trozos de mi corazón para entregárselos a cada uno de aquellos que he amado.
Muchos a su vez, me han obsequiado un trozo del suyo, que he colocado en el lugar que quedó abierto. Como las piezas no eran iguales, quedaron los bordes por los cuales me alegro, porque al poseerlos me recuerdan el amor que hemos compartido."

"Hubo oportunidades, en las cuales entregué un trozo de mi corazón a alguien, pero esa persona no me ofreció un poco del suyo a cambio. De ahí quedaron los huecos, dar amor es arriesgar, pero a pesar del dolor que esas heridas me producen al haber quedado abiertas, me recuerdan que los sigo amando y alimentan la esperanza, que algún día –tal vez- regresen y llenen el vacío que han  dejado en mi corazón."

"¿Comprendes ahora lo que es verdaderamente hermoso?"

El joven permaneció en silencio, lágrimas corrían por sus mejillas. Se acercó al anciano, arrancó un trozo de su hermoso y  joven corazón y se lo ofreció.

El anciano lo recibió y lo colocó en su corazón, luego a su vez arrancó un trozo del suyo ya viejo y maltrecho y con él tapó la herida abierta del joven. La pieza se amoldó, pero no a la perfección.

Al no haber sido idénticos los trozos, se notaban los bordes.

El joven miró su corazón que ya no era perfecto, pero lucía mucho más hermoso que antes, porque el amor del anciano fluía en su interior.

martes, 12 de mayo de 2015

ENTREVISTA. Herramientas para las empresas y para la vida.



Luis Sabbi: “El éxito es una forma de transitar la vida”

El referente en coaching de la Argentina definió varios aspectos claves sobre el proceso interactivo que propone concretar los sueños. Las organizaciones, principalmente empresariales, están ante el paradigma de preguntarse hacia dónde van y con qué recursos cuentan para lograr sus objetivos. Como en la vida misma, tener una visión clara es fundamental para saber adaptarse a los vaivenes económicos, sin correrse del eje. El éxito, por lo tanto, es una cuestión de congruencia entre lo que queremos y lo que hacemos.

Nahuel Amore | Dos Florines

Animarse a jugar el partido y no complacerse con mirarlo desde afuera, es parte de la filosofía de vida del coach en efectividad profesional más destacado actualmente en nuestro país. Se trata de Luis Sabbi, autor del reciente libro Soy Éxito, en el cual desarrolla los aspectos principales sobre el liderazgo personal y los ejercicios prácticos a tener en cuenta a la hora de querer concretar nuestros deseos.
Reconocido por su trabajo con deportistas de alto nivel y personajes del ambiente del espectáculo, además de colaborar con empresas y organizaciones nacionales e internacionales, comparte en exclusiva con DOS FLORINES cuáles son los conceptos fundamentales que se relacionan con el proceso de alcanzar nuestras metas. Desde su área de análisis, motiva a las personas a plantearse sus objetivos y planificar, de manera flexible, una serie de pasos para efectivizarlos. En ese marco, el éxito es parte proceso y no un fin en sí mismo.

Para Sabbi, que visitó Paraná en noviembre para brindar el seminario Logrando Éxitos, las preguntas se constituyen como la técnica más importante en el coaching.  Cuestionarnos constantemente es parte del aprendizaje: desde qué queremos hasta qué estamos dispuestos a pagar para obtener los resultados esperados. En este sentido, las experiencias cobran el valor de hacer ampliar las zonas de confort que posibilitan dar respuestas a futuros problemas. De todos modos, de los errores también se aprende.

EL ÉXITO

En el coaching, ¿se aprende más de los aciertos o de los errores?
—Yo creo que de los errores es de donde más se aprende. Del acierto también. Pero el acierto llega después de varios errores. Cuando vos acertás de una, excepto que seas muy profesional y tengas mucha formación, si yo te pido que lo repliques, no sé si sabés el proceso. Y además no sé si sabés los errores que pueden suceder. En cambio, a través del error, la próxima lo vas a prever. Aparte porque el error duele.

¿Todos los aciertos tienen que ver con el éxito?
—Te lo digo al revés. El éxito creo que tiene que ver con, primero, tu propia definición de lo que sea el éxito. Y segundo, con que cuando vos te proponés algo y lo cumplís, estás en éxito.

Si la definición depende de cada uno, ¿qué es para vos el éxito?
—Para mí el éxito tiene que ver con mantenerme cumpliendo lo que quiero hacer. Para mí éxito es sinónimo de congruencia. Porque para algunas personas el éxito puede ser la salud, para otras puede ser el dinero, para otras la fama. Pero achicar la definición a una sola línea es como ir en tu contra, medio macabro. Entonces, el éxito tiene que ver con cumplir lo que digo, pero teniendo dentro de las áreas de mi vida que funcionan como una rueda, la mayor circularidad, el mayor equilibrio: ocuparme del trabajo, mi familia, mi salud, mi tiempo libre, mis comunicaciones. Porque viene la gente y te dice: “Vos no te compraste el auto”. ¿Y si yo no quiero un auto? Por ejemplo, hay gente que te dice: “Escribiste un libro, eso es éxito”. Sí; y también fue éxito firmarlo y también va a serlo si se vende. El éxito no existe. No llegás nunca al éxito, porque enseguida viene otro paso por delante.

El éxito es como una expectativa…
—Yo creo que es una zanahoria. Y lo bueno de la zanahoria es comerla. Es decir, para mí el éxito es disfrutar. Si yo no estoy disfrutando, no estoy en éxito. Por más que me des un millón de dólares, la mujer más linda del mundo o toda la salud, si yo no puedo disfrutar eso, no estoy en éxito. El éxito es una forma de transitar la vida. Es como estar en entusiasmo, en disfrute, en plenitud. ¿Todo el tiempo? No, imposible. Ningún motor anda al ciento por ciento.

LAS ORGANIZACIONES

Hablamos siempre de éxito individual porque cada uno se lo plantea. ¿Puede haber colectivo?
—Sí, por supuesto.

¿Y cómo se unifican criterios?
—Te lo ejemplifico con una organización. ¿Quién es la organización? Somos nosotros tomando decisiones. Pero los objetivos en un equipo son parte de una visión a la cual todos queremos ir, que puede surgir de una propuesta inspiradora. Pero la visión necesita ser como un embudo, donde la boca sea suficientemente amplia como para que las distintas visiones personales puedan entrar. Entonces, entre todos cumplimos la visión de la empresa. Lo que sucede es que muchas veces eso no pasa. Por ahí es una demagogia, donde te das cuenta que esa no era tu visión. Por eso digo que el éxito tiene que ver con la congruencia. Porque si todos estamos de acuerdo con la visión, es fácil darte cuenta cuándo estamos en éxito. Primero porque conseguimos el objetivo grupal. Y segundo porque el objetivo individual está cumplimentado en el grupal, incluso a veces se produce antes.

¿Cuál es, entonces, el rol del coach?
—Lo que hace el coach, desde mi punto de vista, es invitarte a tener la mayor cantidad de miradas de una misma problemática. Pero tratando de que descubras la que a vos te funciona. Porque si no te podés quedar en un proceso analítico. Entonces, necesitamos invitar a la persona a que vea diferentes opciones, pero que elija y concrete.

Se dice que la planificación es importante, pero, ¿se puede planificar todo?
—No, pero podés planificar la mayor cantidad de cosas. Y hay quien dice que la planificación para lo único que sirve es para mantenerte en línea con lo que querés. Porque cuando vos salís al ruedo, muchas veces, la planificación cambia. Hay vicisitudes. La planificación es importantísima para delimitar y saber a dónde voy poniendo los pies. Pero tengo que estar abierto y flexible para modificar mi planificación, acorde a los acontecimientos.

TIEMPOS Y VAIVENES

¿Cómo se mantiene el éxito en el tiempo?
—Si partimos de la base de que el éxito es una forma de hacerlo, la única manera es mantenerlo en el tiempo. Y si querés resultados sustentables, tenés que dar pasos sustentables. Yo para mantener algo en el tiempo, vuelvo a la congruencia y a la importancia del éxito. Porque si hoy pienso así y dentro de un año porque llueve pienso diferente, y porque me caso vuelvo a pensar diferente… La sustentabilidad te la da la planificación y la flexibilidad dentro de la planificación. Pero también necesitás una visión clara para ir hacia allá. Mi visión es el carril por el cual ruedan mis ruedas. No me voy a salir porque yo sé hacia dónde voy; tengo un para qué. Si yo no tengo clara mi visión, termino en cualquier lado y desaparece la sustentabilidad. En otras palabras, la visión bien armada es lo que mantiene la línea para llegar y perdurar en el camino.

En las empresas, ¿cómo actúa el coach teniendo en cuenta las variables económicas?
—El coach tiene muchas formas de trabajar, porque en realidad no hay recetas. Ahora, en contextos variables, lo que te puede dar un buen coach es la capacidad de adaptarte al cambio, que es lo único que sucede todo el tiempo. Y lo decía Heráclito hace más de 2.500 años. Entonces, un trabajo de coaching te va a dar mejor clima laboral, mejores comunicaciones interpersonales, motivaciones para que el personal tome acción. Eso es lo que te puede dar en épocas de variabilidad económica. También te puede hacer perder el susto. Es decir, te va a dar calma, te va a frenar y te va a preguntar para dónde estás mirando. Miremos qué puede pasar, hablemos con gente que sepa de economía para armar planes alternativos. El 2015 parecería ser un año más que interesante en términos de economía. Pero para mí, Luis Sabbi, si tengo una buena política, puede ser un año excepcional. Porque si la gente no va a estar contenta, ahí tengo laburo. Entonces, vuelvo a las recetas: lo que es bueno para uno, no es bueno para el otro. Si yo tengo la capacidad de adaptarme, puedo ganarle un paso, o adelantarme a la jugada, con lo que viene. Lo que te da la mirada de un consultor externo es que, si vos por tu velocidad no pudiste ver ciertas cosas, te dice por dónde pasaste y no te diste cuenta qué te puede servir. Es decir, puede observar e invitarte a que observes. Y a partir de ahí vos vas a tomar tus decisiones. Pero sería un error tratar de contratar una persona para que decida por vos. Y sería también un error que un consultor externo decidiera por vos.

Entonces, aquellas empresas que carecen de la figura del coach pero permanecieron en el tiempo con éxito, ¿es porque siempre supieron resolver estas cuestiones?
—Es que en realidad, el coaching lo único que hace es suplantar el lugar de tu abuela sabia. Esa es la verdad. Te lo desmitifico. Hay tipos que naturalmente tienen habilidades interpersonales, de comunicación o comerciales. Ahora, volvamos a lo que es el éxito. Hay empresarios muy grandes y muy exitosos en términos comerciales, pero vos golpeás la puerta de la casa y te atiende una mujer que justo estaba charlando con otro señor. Pero también hay familias exitosas y maravillosas que no llegan a fin de mes. Si nos ponemos en obtener resultados y eso es éxito, hay gente que es súper hábil para conseguirlos; y hay gente que es muy hábil para ganar plata y no tienen otra habilidad. Y hay gente con mucho dinero que son muy buenas personas, como Graciela Borges. Por eso creo que el éxito es una forma de recorrer la vida; es como una actitud. Ahora, yo creo que también necesitamos lograr objetivos, porque podés reconocerte y podés disfrutarlo. Entonces, vas a tener más energía para ir por más. Vas a ir ampliando tu zona de confort y cada vez vas a tener más recursos para manejar mayor cantidad de situaciones. De eso se trata la vida. Vos tomás una decisión, esa decisión tiene una consecuencia y lo único que tenés que hacer después es administrarlas.

ELEGIR ACTUAR

¿Qué le dirías a aquellas personas cuyas problemáticas sociales las sobrepasan como para pensar estas cuestiones?
—Buenísima pregunta. Les diría que no se lo crean, porque no hay ninguna condición social que no te permita ir por lo que querés. Lo puede pasar es que tardes un poco más o que te tengas que esforzar un poco más. Mirá,un amigo personal nació en una villa miseria, en una casilla donde vivían catorce personas. Y hoy vive en Pinamar, tiene su chalet y cuatro locales, con 40 años. En el medio le dijeron que le quedaban seis meses de vida porque tenía cáncer y que tampoco iba a poder tener familia. Ahora está casado, tiene dos hijos súper sanos, está contento, hace deportes. “Ah, pero esos son casos muy particulares”. Bueno, cada uno se pone la excusa que quiere. Y esto va para todos nosotros. Yo diría que siempre tenés una muy buena excusa para no ir por lo que querés, pero no quiere decir que no lo puedas conseguir. A veces necesitamos empujarnos a lo que queremos hacer, aunque todo parezca decir que no. Pero si elegimos no hacerlo y perdemos las oportunidades, a no quejarnos.

Se trata, en cierto sentido, de las responsabilidades que debemos hacernos cargo.
—Ciento diez mil millones por ciento de acuerdo. Cualquier persona que trabaje conmigo, sea grupal o individual, puede llegar a odiarme, porque una de las cosas a las que invito es a que te hagas cargo. Por eso te digo, si tomás una elección que tiene una consecuencia, garpala, sea buena o mala, te guste o no, sea efectiva o no. La vas a tener que administrar. Entonces, mucha gente sabe que tiene derechos, pero se olvida que si no cumple con sus obligaciones, esos derechos se pierden. Es un pacto. De hecho, la palabra responsabilidad, etimológicamente significa la habilidad de dar respuestas. No tiene que ver con obedecer o hacer lo que te dicen, sino con dar respuestas a diferentes situaciones conflictivas. Es una actitud, de hacer lo mejor que puedo, pero hacerlo. La única forma de que obtengas un resultado es moverte. Y si no lográs lo que querías, corregilo. Y ahí es cuando entra la flexibilidad. Como en los deportes, un músculo más relajado y flexible tiene mayor rendimiento que un músculo tenso. Ahora, nosotros somos tan vivos que vivimos tensos, no nos relajamos nunca. Vamos en contra de la biología.

El futuro del coaching

“Las herramientas del coaching no son modas, son nuevos paradigmas que apoyan a las personas a que seamos más efectivas. Y sirven para la vida. Es como la Programación Neuroligüística; ahora se habla, pero a todo el mundo le sirve saber comunicarse. Entonces, son herramientas para efectividad. Sobre el futuro de estas herramientas, es como si estuviéramos inventando el martillo y nos preguntáramos por su futuro. Y ya quedó, porque simplifica la manera de clavar un clavo. Son herramientas que lo que puede suceder es que pase el furor de que todos lo estudien o vayan por el mundo haciendo las preguntas del curso que tomaron. Pero te va a quedar la habilidad de preguntarte, de investigar, de saber cuál es tu norte. ¿Esto que te proponen va con tu misión? Estas son preguntas que el coaching invita a hacerte. Mi trabajo yo lo encaro para que la gente se inspire a ir por más. ¡Animate, no mates tus sueños! ¡Vamos por los sueños! Ahora, tus sueños, los vas a conseguir estando despierto. Cuando hablamos de sueños no hablamos de fantasías locas. Hablamos de bajar a la tierra. ¿Estoy dispuesto a hacerlo? Está bueno saber qué precio voy a pagar por mi sueño. Porque todo tiene un precio, y no es solamente económico”.


Sumar, una filosofía para las empresas

“En un equipo deportivo, hay que despejar el factor del resultado. Porque lo más común que se busca es ganar. Y lo más común cuando vos querés ganar a toda costa, es que perdés, porque perdés claridad. Recordemos que, en la mayoría, obtenés cero puntos por perder, un punto por empatar y tres puntos por ganar. Entonces, yo te cambio ganar por sumar, que es lo que necesitamos para salir campeones. ¿En cuál de las dos opciones tenés más posibilidades de sacar un resultado positivo: en ganar o en sumar? Sumar, por supuesto. De hecho, si pierdo, también aprendo y sumo. En realidad, esto es un campeonato, una empresa, la vida. Y por cierto, acá hay una frase fundamental: ‘Pequeños pasos dados con continuidad, generan grandes resultados’”.


-        Para Luis Sabbi, las empresas deben adaptarse todo el tiempo y saber elegir.

-        “El coaching suplanta el lugar de la abuela sabia”, definió el referente argentino en coaching.


martes, 17 de febrero de 2015

Liderazgo orientado al servicio


Ante la realidad dinámica que nos rodea, la infinidad de estímulos de todo tipo que recibimos a diario, la velocidad con la que suceden los acontecimientos, los cambios constantes,  el bombardeo de información y la necesidad actual de ocuparnos de las personas, el líder de hoy necesita tener claridad sobre como manejar y manejarse ante el cambio al que esta sometido su rol. Este cambio esta pasando de un liderazgo administrativo y de recursos a un liderazgo orientado al servicio, que involucra a los componentes del equipo desde un plano más integral. Dejando de liderar y gestionar recursos para pasar a liderar y gestionar personas.

Se trata de un liderazgo enfocado en las personas, tanto en la relación con el cliente, como en el desarrollo y formación de los colaboradores. La manera actual de hacer negocios implica poner el centro del enfoque en el cliente, al mismo tiempo que en el empleado. (Cliente interno y Cliente externo) Por esta sencilla razón es esencial la contribución del líder orientado al servicio. Este promueve el aprendizaje, desarrollo y formación de su personal y así contribuir a la capacidad para servir al cliente y hacer marcar claramente un diferencia destacada.

El líder efectivo utiliza su poder para servir. Esta disponible para sus liderados, para sus colegas y para lo que haga falta realizar. No tiene empacho en realizar tareas cooperando con lo que hace falta. Muestra congruencia entre lo que dice y lo que hace, sabe que el mayor diferencial de la organización son las personas con sus talentos y su cultura, sumada a la cultura organizacional y es por esto que apoya el desarrollo de las personas buscando desplegar el potencial de cada uno según el estilo imperante en dicha cultura. Presta especial atención a los aspectos informales de la conducción siendo así catalizadores del desarrollo humano de la empresa y del compromiso con la calidad de servicio de los empleados. Ya que el primero en estar orientado a servir es el mismo.

Esta atento, escuchando y observando para aprender y adquirir la mayor cantidad de experiencia posible que lo apoye a seguir creciendo y tener más herramientas para realizar un mejor servicio. Su objetivo es sumar valor en su vida y por consiguiente en la vida de quienes lo rodean. Su energía no esta puesta en buscar errores para corregir, sino en aprender de cada situación para disfrutar en caso de obtener sus logros o de corregir los desvíos para volver a intentar con el conocimiento adquirido del error. Tampoco esta centrado en conseguir resultados únicamente económicos, aunque tiene claro que esta es una tarea necesaria, porque de fomentar este enfoque como único fin perdería solvencia en la creación de valor en el servicio al cliente con la normal caída en la percepción del servicio y la satisfacción de dicho cliente.

Por otra parte los empleados necesitan un sentimiento de pertenencia a su organización y un trabajo en equipo que los aliente y haga sentir respaldados. Requieren una guía que les señale unos estándares altos y les muestre un camino coherente y congruente. Esta es la responsabilidad que han de asumir los líderes orientados al servicio en el nuevo contexto. Se trata entonces, de una dirección de personas que logra interrelacionar de modo coherente los aspectos económico, social y ético de la organización y sus integrantes.

Este líder, sabe y utiliza en poder del reconocimiento hacia el y hacia los demás. Busca sus objetivos, cuando los encuentra se estira para alcanzarlos y al hacerlo se  apodera de su resultado, se hace dueño de ellos. Una vez que se adueño de los resultados hace un una buena utilización de estos. Los usa para crear valor en su vida y la de su entorno. Disfruta enormemente tanto de haberlos conseguido como de tener la posibilidad de compartirlos y apoyar a otros a conseguir los suyos. Pero además disfruta a la par el logro de sus colaboradores, entorno directo o liderados. Se retroalimenta del éxito de su entorno ya que si estos están logrando sus metas el también lo está haciendo.

Suele ser mentor, consultor, consejero y lo que haga falta para apoyar a su entorno a alcanzar sus objetivos. Su empatía esta altamente desarrollada y cuando digo empatía no hablo de que entienda y justifique cualquier emoción presente en sus liderados o que trate de complacer a todo el mundo, sino de su capacidad de estar presente y escuchando los sentimientos de los demás y tenerlos en cuenta al momento de tomar sus decisiones estratégicas creando así un flujo de energía positiva en el equipo. Esta capacidad les permite lograr mayor lealtad de sus dirigidos y conservar a sus seguidores entusiasmados y activos en sus funciones.

Quien logre escuchar y comprender los sentimientos de los demás, estará logrando afinar una especie de brújula emocional que le ayudará a llevar a buen puerto sus palabras y acciones. Esta habilidad les permite reconocer y satisfacer las necesidades de las personas que los rodean, sean clientes, jugadores, colaboradores, empleados o jefes. Son accesibles y saben escuchar lo que los demás tienen para decirles. Nos sentimos a gusto cuando estamos con ellos y percibimos un espacio para poder contarle lo que sea, logrando ver su genuino interés por lo que estamos diciendo y obteniendo respuestas adecuadas.

Todas las personas tenemos una especie de radar emocional que nos permite descubrir  o nos advierte cuando los demás faltan a la sinceridad o están tratando de manipularnos. El arte de gestionar bien las relaciones y liderar de manera efectiva esta íntimamente ligado a la congruencia y honestidad del líder. Pero para que un líder logre manifestar congruencia y honestidad, es condición sine qua non que primero establezca contacto con sus propios valores y visión, haya alcanzado la habilidad de ver y enfocarse en lo positivo de lo que lo rodea, tenga cierta estabilidad emocional, y logre luego sintonizar con todo esto en el grupo o equipo que lidere. ¡Ojo! Muchas veces confundimos la empatía con la amabilidad.

La amabilidad. Una persona amable puede ser muy buena persona y no necesariamente tener la habilidad de ser empática. Todo esto parece sencillo pero suele ser una decisión de vida consciente ya que de otra manera es muy complicado lograr movilizarnos y movilizar a otros en la dirección adecuada. Es necesario tener absolutamente claro que trabajar en equipo es mucho más efectivo y redituable que trabajar solo. Es necesario valorar y reconocer a los integrantes de nuestro equipo y la importancia de cada una de sus funciones por más pequeñas o grandes que sean.

El líder de servicio es un ser que inspira a los demás a ir por más, a mejorar como integrantes del equipo pero empezando por ellos mismos como personas. Contagia entusiasmo y deseos de hacer, de sumar valor, de desarrollarse, de compartir logros y apoyar a los demás, de valorar a las personas y reconocerlas, a desarrollar la empatía  y por consiguiente, es además un formador natural de nuevos líderes alienados con la cultura de la organización y orientados a servir.

Te cuento una pequeña anécdota de manera ilustrativa:

En el año 2007 aproximadamente  fui contratado por una firma que era agente exclusivo de una conocida marca de computadoras, reproductores musicales y teléfonos de alta gama, para gerenciar sus operaciones en un también conocido centro comercial de la zona norte de Buenos aires.

Mi trabajo era coordinar y supervisar el trabajo de 13 vendedores de entre 20 y 27 años divididos en dos turnos. Mañana y tarde.
Un domingo cualquiera se acerca uno de los vendedores, (Una gran persona, excelente vendedor y buena influencia en el equipo) vamos a llamarlo Francisco en este caso, y se dio el siguiente diálogo:

Francisco: Luis, tengo un problemita, ¿me podes ayudar?
Luis: Claro, contame que sucede:

F: es algo simple, mañana lunes es el unico dia en que ponen a la venta las entradas para el recital al que quiero ir. Pero es por la mañana y se superpone con mi horario.
L: Aham… y donde esta el problema?

F. bueno, queria consultarte si puedo llegar más tarde mañana?
L: ¿Más tarde cuánto?

F: Calcula que unas 2 o 3 hs.
L: Ok. ¿Cuál es el movimiento del local mañana en esa hora?

F: Con cara de incredulidad. ¿…? ¿Cómo? No entiendo.
L: ¿Qué cuál es el movimiento del local un lunes a la mañana? ¿Hay mucho para hacer, poco, más o menos? ¿El local te necesita o esta bien cubierto? ¿Cuántas personas vienen mañana? ¿Quién tiene franco? ¿Los que quedan pueden manejarse solos? ¿ellos no tienen problema en que llegues más tarde?

F: Ah ok, ya entendí. Bueno, el local los lunes a la mañana casi no tienen movimiento. El franco lo tiene Virginia. Y Quedan Rodrigo y el flaco. Con dos personas hasta las 11:30 esta muy bien cubierto el local. Lo que no hice fue ver si ellos estarían de acuerdo.
L: OK. Entonces tendrías que ver si ellos están de acuerdo. Y en caso de que estuvieran yo no tengo problemas. Siempre y cuando compenses al local.

F: ¿Y cómo tendría que compensarlo?
L:_ Devolviéndole las horas que el local te dá. O sea, yo no tengo problemas en que vayas, claramente el local no deja de funcionar si no estas esas horas. Pero tu compromiso es de 6hs con el local. ¿Cuándo se las devolverías?

F: Cuándo pueda. El otro lunes, el martes, un miércoles… decime vos.
L: No señor. Para nada querido amigo… yo no tengo nada que ver. ¿Qué día te necesita más el local?

F: Eh pero que vivo… el día que más me necesita el local es un sábado o domingo por la tarde.
L: Es cierto, veo que lo tenes claro. ¿Qué día preferís devolver las horas, el sábado o el domingo?

F: Pero Luis, casi haría doble turno si me quedo esas 3hs. (Con cara de estar muriéndose de dolor de estomago)
Luis: Estimado Fran, yo no necesito las horas, vos necesitas las horas. Yo no tengo problema en dártelas, ya que el local puede manejarse solo. Pero si te tomas las horas para algo que te beneficia a vos y que de otra manera perderías, considero justo que se las devuelvas al local cuando el local las necesite. ¿No te parece?

Francisco: es cierto, cuando tenes razón tenes razón. ¿Que día queres que venga?
Luis: Fran yo no tengo nada que ver en esto. La respuesta la tenes vos. ¿Qué día te necesita más el local en esta época del año?

Fran: El sábado las compenso. ¿Si?
Luis: Perfecto. Tenemos un trato. Eso si… asegurate que los chicos estén de acuerdo.

En este ejemplo podemos ver entre otras cosas, como logro que Francisco no solo se comprometa con un horario que le sirva al local, sino que comprenda e identifique parte de las necesidades del local y su movimiento comercial. También que el se ocupe de que sus compañeros lo apoyen y a la vez compensar su gran trabajo dándole algo que el valora. (El tiempo para ir a comprar las entradas para el recital de una banda que le gusta)

También logro que comprenda que el que toma las decisiones soy yo, pero basandome en la necesidad del local. Como si el mismo fuera un ser vivo. Y colocando la situación en 3 ejes. Francisco, el local y el supervisor  o gerente.

Creo que este es un buen ejemplo, en un caso real vivido por mi. De un estilo de liderazgo efectivo. El líder efectivo deja mucho más que directivas. El líder efectivo, muestra una forma o manera de hacer las cosas.

Esperando haberte sido de utilidad
Luis Sabbi